Gas Natural

El gas natural es una mezcla de hidrocarburos de gases ligeros de origen natural. Contiene principalmente metano, (CH4). Se forma cuando varias capas de materia vegetal y animal en descomposición están expuestas a un intenso calor y presión debajo de la superficie de la Tierra durante millones de años. La energía que las plantas obtienen inicialmente del sol se almacena en el gas. Es la fuente de energía más limpia para motores de combustión.

Gas Natural
Comprimido
(GNC o CNG)

Similar al aire comprimido en un tanque de buceo, el GNC se comprime a menos del 1% de su volumen a la presión atmosférica estándar y se almacena en cilindros. El GNC es una mezcla gaseosa incolora, inodora, no corrosiva, no combustible, no tóxica, compuesta principalmente de metano (CH4). El GNC tiene un rango de inflamabilidad muy estrecho. Y debido a que es más liviano que el aire, se disipa rápidamente en el ambiente, sin dejar residuos y no requiere limpieza ambiental.

Gas Natural
Licuado
(GNL o LNG)

El gas natural se convierte en líquido después de purificarse y enfriarlo a -162 ° C. Para permanecer en forma líquida, el GNL debe almacenarse en recipientes a presión de doble pared con aislamiento al vacío. El GNL no se almacena a presión, por lo que no es explosivo en los tanques de almacenamiento o si se libera a la atmósfera. Si el GNL se derrama, se convierte en gas y se disipa rápidamente en el medio ambiente, al igual que el GNC.
Tanto el GNC como el GNL tienen un mejor registro de seguridad que otros combustibles comunes a base de petróleo como el petróleo y el propano; el gas natural es incoloro, inodoro, no corrosivo, no combustible, no tóxico, combustible alternativo de combustión limpia que también es económico y abundante.

La Tubería Virtual

La «tubería virtual» es una infraestructura de energía limpia que conecta instalaciones de generación con el gasoducto a través de una red de terminales de ductos, camiones y estaciones de descompresión o regasificación en el sitio. Llega donde las tuberías no pueden.

¿Por qué usar gas natural?

Emisiones
Las emisiones del proceso de combustión de hidrocarburos son principalmente en nitrógeno, dióxido de carbono (CO2) y vapor de agua (H2O) con cantidades más pequeñas de monóxido de carbono (CO), óxidos de azufre (SOx) y óxidos de nitrógeno (NOx), hidrocarburos parcialmente reaccionados (no quemados) y partículas. Debido a la alta eficiencia de un motor de combustible dual en modo de gas, las emisiones de gases de escape extremadamente bajas, la relación aire-combustible es muy alta y uniforme en todos los cilindros y por lo tanto, las temperaturas máximas y la posterior formación de NOx es baja, ya que la misma cantidad específica de calor liberada para la combustión se utiliza para calentar una gran masa de aire, beneficiándose de esta característica única del principio lean-burn.

En modo gas, solo con el cambio de combustible y sin la adición de sistemas de filtrado y sistemas de conversión catalítica, se cumplen con los límites de emisiones más estrictas previstos en la IMO, EPA y SECA y la cantidad de diésel inyectado como piloto es tan baja que las emisiones de SOx son despreciables.

La combustión de gas natural vs. Diesel, a nivel de molecula-calorica, produce hasta un 74% menos en emisiones de NOx, 27% menos CO2, y hasta 97% menos CO y SOx. Además, debido a la eficiencia de conversión calórica, el flujo bruto de combustible-emisiones se reduce hasta en un 20% en modo gas natural versus modo diésel. Los datos aportados son propios de la combustión más eficiente en modo gas natural, que es un importante marcador en la selección de un generador, y de manera similar en un motor para cualquier otra aplicación.

Reducción de Costos
La combustión de gas natural para la generación de energía se traduce en una reducción inmediata en la factura de combustible de nuestro cliente, en comparación con los combustibles líquidos y contaminantes pesados, es decir, diesel, combustible pesado, gasóleo marino. Brindamos una solución a medida para el gas natural licuado (GNL), con el objetivo de optimizar nuestra cadena de suministro a nuestros clientes y minimizar el costo de la factura de combustible. En la mayoría de los mercados, el ahorro contra el gasóleo se extiende desde 20 a 30%. Del mismo modo, al sustituir los combustibles diésel, los ahorros aumentan hasta un 30-40% cuando se quema gas natural limpio.

Las reducciones de costos también se materializan en el mantenimiento de la infraestructura y los ciclos de reemplazo en el corto plazo: reparaciones de rutina y reducción del tiempo de inactividad de la maquinaria para nuestros clientes. A largo plazo, en el caso de motores recíprocantes, generadores, y turbinas, la vida útil de valor extendida del equipo, o los ciclos de depreciación, por lo tanto, se extienden en un rango de 15-40%, debido a la revisión reducida requerida y al mantenimiento reducido.

Finalmente, el ahorro ambiental debido a la mitigación de contaminantes, al quemar Gas Natural Limpio, como una fuente de energía confiable en la combinación de energía de un cliente, es donde se encuentra el valor más cuantitativo y cualitativo. En CH4 Services brindamos EPC y reacondicionamiento para asistir a nuestros clientes en el cambio a gas natural. La combustión limpia, sin partículas y óxidos de azufre, y la reducción de la emisión de carbono, produce un beneficio ambiental a largo plazo, además de eliminar virtualmente el costo pasivo del desmantelamiento y los residuos asociados con los combustibles líquidos, que van desde calderas de asfalto hasta motores diesel con bajo contenido de azufre.

¿Podemos usar gas natural?

CH4 Services se asociará con usted para evaluar si el gas natural es adecuado para su empresa. Nuestro servicio de consultoría analizará sus necesidades específicas de combustible, los requisitos de la industria y la estructura operativa. Desarrollaremos un plan totalmente personalizado, con una auditoría rigurosa de sus necesidades de suministro de energía. Si el gas natural es adecuado para usted, apoyaremos su transición de principio a fin. El gas natural es una fuente de combustible muy segura. No es tóxico y, como es más liviano que el aire, tanto el GNC como el GNL se disipan rápidamente en el ambiente en caso de una fuga o derrame. El gas natural también tiene un rango de inflamabilidad muy estrecho, lo que reduce significativamente el riesgo de incendio.